[Cambio de Frente] Que vuelvan los Playoffs (?)

Se viene una nueva temporada de Copa Libertadores y Copa Sudamericana –la segunda en que ambas se jugarán en paralelo desde marzo a diciembre- con el debut de Santiago Wanderers y Universidad de Concepción en la segunda fase de la Libertadores. Mientras los equipos chilenos buscan los refuerzos necesarios para intentar competir contrarrestar a los poderosos del continente salvo Colo Colo nosotros nos metemos en la variable del formato del torneo nacional. En ese anhelo(?) de que al menos un equipo chileno logre llegar a la etapa infranqueable de octavos de final y considerando que vuelve el torneo largo, es que hicimos un sesudo análisis(?) en [Cambio de Frente] para ver si realmente influye el sistema de torneos en la competitividad de los elencos nacionales. ¿Influye para que los clubes chilenos puedan pasar más fases de torneos internacionales? Los invitamos a comentar más abajo y recomendamos para complementar este post, el elaborado por Liverpooliano sobre participaciones destacadas de chilenos en la Libertadores.

Imagen repetida

Pareciera ser que a medida que pasan los años y las temporadas, cada vez es más difícil que un equipo chileno sea competitivo a nivel internacional y logre llegar al menos a octavos de final, ya sea de Copa Libertadores o de la Copa Sudamericana. Y esa sensación de temor -originalmente irracional(?)- tiene asidero desde lo racional: Las últimas temporadas de los clubes chilenos han sido para el olvido.

Basta ir al año anterior para ver el paupérrimo rendimiento de los clubes chilenos. Por primera vez 8 equipos disputaban ambos torneos y ninguno de ellos llegó a octavos de final. El “mejor” equipo fue Deportes Iquique, que estuvo cerca de clasificar a octavos en la Libertadores y quedó como mejor tercero. En la Sudamericana sólo Palestino logró superar una etapa y caer escandalosamente con Flamengo, mientras O’higgins, Everton  y Universidad de Chile dieron pena.

Revisando hacia atrás la cosa sigue igual de mal…al menos en el corto plazo. En los últimos 13 años, 9 equipos han llegado a instancias decisivas en un torneo sudamericano (cuartos de final) y en 6 ocasiones han estado entre los cuatro mejores de la Libertadores y la Sudamericana. Sólo dos llegaron a finales con resultados opuestos: Universidad de Chile se consagró campeón en 2011 mientras que Colo Colo cayó en la final en 2006.

PERÍODO 2017-2013

2017 2016 2015 2014 2013
Sudamericana 0 1Palestino 0 1Huachipato 2Universidad de ChileU. Católica
Libertadores 0 0 0 1Unión Española 0

De esos 13 años, revisamos con detención lo ocurrido en los últimos 10 -bajando un poco la vara y considerando a aquellos elencos que llegaron a octavos- con resultados diversos. En las últimas cinco temporadas –entre 2017 y 2013– las participaciones han sido nefastas: Sólo cuatro equipos avanzaron hasta octavos de final en la otra mitad de la gloria, mientras que sólo la Unión Española(!!) en 2014 quedó entre los 16 mejores en Libertadores. En total, sólo 5 equipos llegaron a octavos de final en ambos torneos. Lo que si llama la atención es que durante el período entre el 2012 y el 2008, siempre hubo al menos un equipo que estuvo en octavos de final, con la excepción de la Libertadores 2008. En ese lustro 13 clubes chilenos alcanzaron los octavos de final.

PERÍODO 2012-2008

2012 2011 2010 2009 2008
Sudamericana 2Universidad de ChileU. Católica 2Universidad de ChileU. Católica 1U. San Felipe 2Unión EspañolaUniversidad de Chile 1U. Católica
Libertadores 2Universidad de ChileUnión Española 1U. Católica 1Universidad de Chile 1Universidad de Chile 0

Sin ser extraordinariamente bueno lo realizado por los chilenos durante el lustro 2012-2008, el rendimiento de los clubes chilenos fue bastante mejor a lo ocurrido en los últimos 5 años.

Ante este dispar resultado y buscando cuales son los factores comunes de aquellos equipos chilenos que llegaron lejos en un torneo internacional, nos pillamos con una coincidencia escalofriante(?) y que consideramos interesante traer al baile. Existe un quiebre importante que se produce entre 2012 y 2013. El 9 de diciembre de 2012, Huachipato alzaría su segunda estrella ante Unión Española y pondría la lápida para los torneos cortos con playoffs. Esta modalidad mexicana había durado 20 campeonatos y salvo el accidentado torneo largo de 2010 por el terremoto, era el formato ininterrumpido desde el Apertura 2002. Desde el 2013 y a partir del Transición hasta la fecha, se han jugado sólo torneos cortos sin playoffs en que todos los equipos se enfrentan en una sola rueda.

#Porfin no más playoffs(?)

Obviamente son múltiples las variables que influyen en el rendimiento de los clubes chilenos en torneos continentales y decir que el tipo de torneo es el único factor es absurdo. Sin embargo, si es uno de los puntos relevantes a considerar para mejorar la competitividad que existe entre los clubes nacionales. La lógica dice que mientras más competitivo y más roce existe en el torneo local, mayor será el rendimiento de los clubes en el plano internacional. En otras palabras, una liga local más competitiva se traduce en equipos más fuertes, que pueden tener mejores actuaciones en el plano internacional.

Lo curioso es que la percepción era que el sistema más nefasto en materia de competitividad era el torneo corto con playoffs. Básicamente se decía que los equipos roncaban(?) en fase regular y recién ahí se ponían las pilas en la fase final, restándole mucha competitividad al torneo y premiando a los que se despertaban en playoffs como Colo Colo. Por su parte, se veía con ojos menos malos(?) la existencia de un torneo con fase regular de una sola rueda, al menos acá el torneo se lo llevaba el más parejo. Además, al ser muy pocas fechas, los equipos debían exigirse al máximo para sacar ventajas y conquistar la copa. Aparentemente suena más competitivo el torneo corto sin playoffs que aquellos con playoffs. Finalmente, pareciera existir un consenso en que el torneo largo es el que mayor competitividad ofrece, al menos se premia finalmente al equipo más regular durante las 28 fechas.

Acá es cuando se produce el corto circuito mental(?): con los torneos con playoffs definitivamente fueron más clubes los que pelearon puestos más importantes. Más del doble de equipos pasaron a octavos de final en comparación a lo ocurrido entre 2017-2013. ¿Era realmente menos competitivo el torneo con playoffs o será que son peores los torneos cortos sin PO?

¿Será que a los equipos chilenos no les da para pelear en dos frentes? Antes, en los playoffs podían relajarse y enfocarse durante la fase regular en los torneos internacionales, mientras que actualmente con un torneo corto deben priorizar y poner a sus mejores jugadores en un sólo torneo para no quedarse sin pan ni pedazo. Parece que esta tampoco es la respuesta: Colo Colo ganó múltiples torneos con playoffs pero desde 2007 no pasa a octavos de final o la Universidad de Chile en 2012 donde llegó a semifinales de la Libertadores y campeonó(?) en el torneo local.

¿Existe una directa relación entre el formato del torneo y el rendimiento de los chilenos afuera o será este un caso de correlación que no implica causalidad? Si la respuesta es que no influye el formato con el rendimiento de los chilenos, ¿qué otros factores influyeron en que en el último lustro el rendimiento ha sido paupérrimo? ¿Influye o no realmente el sistema de campeonato? ¿Podríamos jugar con el pero sistema y eso no implicaría peores resultados a nivel continental? ¿Qué explica la decaída de rendimiento de los clubes chilenos desde 2012 y 2013 en adelante?

¿Habrá sido factor la buena situación económica de los clubes durante los años 2012-2008 (coinciden con el gobierno de los mejores(?))? ¿La caída en particular de la Universidad de Chile y Católica en su rendimiento?, ¿El rendimiento extraordinario de la U influye en el resultado y sin ese equipo el resultado habría sido el mismo que en el lustro 2017-2013?

La anterior pregunta resulta particularmente relevante en este 2018, sobre todo considerando que se produce un cambio definitivo -esperemos- en el torneo, pasando de uno corto a uno largo. ¿Influirá positivamente la modificación de torneo? ¿Volveremos a ver a más equipos en octavos de final de la Sudamericana y Libertadores?